Prácticas machistas, clasistas, sexistas o racistas en escenarios jurídicos

El lenguaje jurídico debe procurar ser objetivo e imparcial. La construcción de una sentencia no tiene reglas lingüísticas, gramaticales o literarias que sean camisas de fuerza.